Image module

Bombino

Image module

Información

Presenta nuevo álbum “DERAN”

El guitarrista de Níger, es uno de los grandes representantes de la música tuareg

El hogar. El lugar donde permanecen nuestras almas y corazones. Para Bombino y la mayoría de  Tuaregs, solo hay un lugar que reúne éstas características. En los últimos años, el mundo ha descartado en gran medida éste cálido y salvaje espacio. Pero Bombino invita a reflexionar evocando sus pensamientos en la preciosa canción “Tehigren” (“Trees”) de su nuevo álbum “Deran” (Partisan Records; viernes 18 de Mayo 2018): “No olvides aquellos árboles verdes / en nuestros valles del Sahara / a la sombra de los cuales / descansan las hermosas chicas / siempre radiantes y adorables.”.

Cómo celebrar ese hogar en el desierto, cómo protegerlo, desarrollarlo, unificarlo, respetarlo y, sobre todo, nunca olvidarlo; esta es la temática principal de los textos de ‘Deran’. Vestido con diez temas repletos de madurez y poder, que sin lugar a duda marcan un punto de inflexión en la carrera de éste excelente guitarrista y compositor que nació a la sombra de una acacia a unos ochenta kilómetros al noroeste de la antigua ciudad de Agadez. Desde sus primeros pasos, ha conseguido elevado dentro de la nueva generación de guitarras Tuareg.

Sobre el artista:

Omara ‘Bombino’ Moctar nació en Tidene, Níger, en un campamento Tuareg el 1 de enero de 1980.

Posteriormente viviría dos revoluciones que le obligarían a exiliarse a Argelia y a Burkina Faso. Ambos exilios cambiarían para siempre su vida. Tras la primera revolución, en 1990, y tras siete años en Argelia volvería a Níger para convertirse en músico profesional.

En 2007 el camino de Hisham Mayet y el de Bombino coincidirían definitivamente en una boda. Bombino ya era un músico consagrado, un personaje relativamente popular entre los tuareg, pero aún no había grabado nada, y la única forma de escuchar su música era a través del directo. Dichas grabaciones  llegarían a comercializarse por el sello discográfico Sublime Frequencies con sede en Seattle. Declinarían para siempre la carrera musical del que posteriormente pasaría a conocerse como ‘El Hendrix del Sáhara’.

Ron Wyman es un cineasta estadounidense y parte fundamental en esta historia. A raíz de las grabaciones de Hisham Mayet se obsesionaría con la figura de Bombino. Durante la segunda revolución tuareg, a finales de 2007, se encontraría con Bombino en Burkina Faso durante su exilio. Su objetivo era hacer un documental sobre los Tuareg con la música de Bombino como protagonista, el documental se titularía Agadez, the Music and the Rebellion y se estrenaría en 2010. La cosa no quedaría ahí, Wyman se llevaría a Bombino a Boston y empezarían a grabar Agadez, el primer álbum de Bombino que terminaría de grabarse en el mismo lugar que pone título al álbum tras la paz firmada por los rebeldes con el gobierno de Níger. Todo esto concluiría en un concierto en Agadez frente a la Gran Mezquita tras haber recibido la bendición del sultán. Bombino recuerda siempre ese momento como el más especial de su vida. La música como símbolo de unión y paz.

El éxito de Agadez fue rotundo. Bombino pasaría de ser uno de los artistas más importantes del norte de África, a convertirse en un artista de talla internacional. Respaldado por gente como Dan Auerbach de The Black Keys llegaría a realizar una gira por Estado Unidos, Canadá y Europa, a tocar en festivales como el Primavera Sound o el Bumbershoot en Estados Unidos o el Coachella.

Su música representa la unión entre oriente y occidente; por un lado está impregnada de referencias a la cultura tuareg, al desierto y a esa forma de vida nómada que experimentó el propio Bombino al tener que sufrir el exilio dos veces, y por otro, tiene un cierto aroma a Hendrix o a los Dire Straits. Su riffs de guitarra son la historia de un pueblo, simbolizan de alguna forma el paso del tiempo sobre las dunas del desierto.